Marketing y ventas

Limpiadores de casas: no hablen mal de la competencia

Después de dar un precio a un propietario, usted hace un seguimiento con la esperanza de cerrar el trato. En cambio, descubre que han decidido firmar con su competidor. Sabe que su empresa es muy superior y está tentado de decirle a esta persona exactamente por qué. 

Obtienes un nuevo cliente que, durante una visita de limpieza, lanza una letanía de quejas sobre tu competidor más feroz, a quien despidieron antes de contratarte. Estás de acuerdo con todo lo que dicen y realmente quieres intervenir.

 

8 razones por las que hablar mal de la competencia es una mala idea

8 razones por las que hablar mal de la competencia es una mala idea

 

Muerdete la lengua. Hablar mal de la competencia nunca es una buena idea. Este es el por qué.

 

  1. Te hace parecer poco profesional

¿Alguna vez has tenido una cita con alguien que pasó todo el tiempo destrozando a su ex? ¿O realizar una entrevista de trabajo con alguien que no tuvo una palabra agradable que decir sobre sus antiguos empleadores? Probablemente nunca los volvió a ver.

Menospreciar a los demás para verse mejor es contraproducente. De hecho, te hace menos agradable, menos confiable y mucho menos probable que consigas un cliente.

 

  1. Te hace parecer negativo

La mayoría de nosotros preferimos estar rodeados de personas positivas que nos agradan. Cuando haces una diatriba enojada o insultante sobre la competencia, esa energía negativa apagará a la gente. Los propietarios de viviendas prefieren contratar a alguien que les haga el día mejor que a alguien que los arruine.

 

  1. Apunta a la debilidad

Cuando alguien denigra a otros, generalmente percibimos su comportamiento como una debilidad, no como una fortaleza. Esa cita que hablaba mal de un ex o del entrevistado que despreciaba a su último jefe probablemente sonaba mezquino, celoso o inseguro.

Intentar desacreditar a un competidor te hace parecer temeroso. Al dedicar tiempo a centrarse en sus defectos en lugar de en su propuesta de venta única, parecerá inseguro acerca de su propia oferta.

 

  1. Puede dañar tu reputación

Compartir chismes o insultar no es compatible con el buen carácter. Muestra una falta de integridad, y aquellos que lo escuchen perderán la confianza en usted (incluso si participaron en la conversación).

 

  1. Podrías ser demandado

La palabra viaja rápido. Cuando destruye a otra empresa, es muy probable que eventualmente se contacte con ella. Es poco probable, pero ese competidor podría abofetearlo con una demanda por difamación.

Incluso si tiene una póliza de responsabilidad general con cobertura de daños personales y publicitarios, su negocio podría resultar dañado permanentemente por una demanda prolongada o una en la que se otorguen grandes daños. Además, imagina las relaciones públicas negativas si te declaran culpable.

 

  1. Puede provocar que se devuelva el fuego

La industria de la limpieza del hogar es lo suficientemente pequeña como para que los proveedores de cualquier mercado se conozcan. Si habla mal de uno, incluso en privado, es probable que todos se enteren. Y eso puede abrir la puerta a represalias en forma de que otros hablen mal de usted y de su empresa.

Quemar puentes también cerrará la puerta a posibles oportunidades. Un competidor que cierra una tienda no referirá a su clientela a una empresa en la que no confíe. Una empresa que ofrece servicios complementarios, como la limpieza de ventanas, no colaborará con una empresa que tenga reputación de apuñalar por la espalda.

 

  1. Disminuye tu valor

Cada segundo que desperdicias cotilleando sobre la competencia es un segundo que no estás haciendo un trabajo de calidad para tus clientes o diciéndoles a tus prospectos cómo puedes ayudarlos. El mejor uso de su tiempo es pensar en cómo puede servir mejor a su clientela. O utilice sus llamadas de ventas para resaltar sus fortalezas en lugar de las debilidades de la competencia.

Si el cliente comienza a chismear o criticar a su competidor, lleve rápidamente la conversación a su empresa. Hable sobre sus ventajas , logros y reconocimientos. Así es como demuestra madurez, liderazgo, seguridad y confianza.

 

  1. Puede insultar al propietario

Hablar mal de la competencia puede ofender a su cliente o prospecto si lo ha contratado anteriormente, está trabajando actualmente con él o está considerando contratarlo. En estos casos, cuestiona su juicio y puede parecer degradante e insultante.

 

Unas palabras sobre marketing

No es inusual o poco ético señalar en sus materiales de marketing o llamadas de ventas cómo es diferente y mejor que la competencia. Sin embargo, la clave para hacerlo bien es hablar en general y no nombrar nombres.

Una vez que tenga una idea clara de su cliente ideal , puede comenzar a elaborar un mensaje de marketing que aborde cómo su empresa satisface mejor las necesidades de los clientes. Esto implica averiguar su propuesta de venta única (PVU), o qué lo diferencia de todas las demás empresas de limpieza del hogar en el mercado.

Investigue y averigüe cómo se compara su empresa. Puede ser que sea menos costoso, ofrezca servicios más completos, trate a sus clientes como familia o algo completamente diferente. Utilice esta información para elaborar su PVU.

Está bien decir algo como “Tenemos una calificación de satisfacción del 98% de nuestros clientes” o “Ofrecemos 10 servicios más que los demás”. Sin embargo, evite señalar a una sola empresa con un mensaje como “Tenemos una mejor calificación de satisfacción del cliente que XYZ Cleaners”.

Y hagas lo que hagas, nunca hagas ataques negativos y dirigidos a un competidor en tus mensajes de marketing o durante una llamada de ventas. Cuando sienta esta tentación, recuerde el viejo adagio, “si no tiene nada bueno que decir sobre alguien, entonces no diga nada en absoluto”.

Es fácil quedar atrapado en el momento durante una llamada de ventas y estar de acuerdo cuando un cliente potencial dice algo desagradable sobre otra empresa de limpieza. O intervenir sin pensarlo bien cuando ve a alguien quejarse de un competidor en las redes sociales.

Sin embargo, estas acciones son riesgosas. Los problemas potenciales superan con creces cualquier camaradería que pueda crear con la otra persona.

Incluso si un cliente potencial elige a su competidor o un cliente finaliza su contrato y contrata a otra empresa de limpieza, su integridad vale más que un solo cliente.





VIDEO GRATUITO – Las 10 principales fuentes de clientes potenciales para empresas de limpieza



 

Jhon Huampi Administrator
Empresario con negocio de limpieza. Aprendi a dirigir mi propio negocio de limpieza y me encanta seguir aprendiendo para hacer crecer mi empresa y a la vez poder compartir mis experiencias con otros emprendedores.
×
Jhon Huampi Administrator
Empresario con negocio de limpieza. Aprendi a dirigir mi propio negocio de limpieza y me encanta seguir aprendiendo para hacer crecer mi empresa y a la vez poder compartir mis experiencias con otros emprendedores.

Comment here