Estrategia de negocios

Qué hacer y qué no hacer en el negocio de limpieza residencial

Hay muchos consejos sobre cómo administrar un negocio de limpieza residencial exitoso. Si no está seguro de qué consejo seguir o qué dirección tomar, consulte estos “Qué hacer y qué no hacer” del negocio de limpieza residencial de nuestro cofundador, Steve Hanson. Tiene más de 30 años de experiencia dirigiendo empresas de limpieza exitosas y enseñando a otros cómo hacer lo mismo.

 

Empresas residenciales hacer y no hacer

Empresas residenciales hacer y no hacer

 

Empresa de limpieza residencial DO’s

 HACER: Mercado sin parar

Estás firmando nuevos contratos de izquierda a derecha, tus equipos están tan ocupados que necesitas contratar más ayuda y todo en tu negocio funciona sin problemas. En este escenario, es tentador reducir los gastos de marketing, pero eso sería un error.

El marketing continuo, incluso cuando el negocio está en auge, mantendrá su cartera llena. Es la mejor manera de evitar el ciclo de festines y hambrunas que experimentan muchas empresas de limpieza residencial.

 

HACER: seguir trabajando en red

Al igual que el marketing, la creación de redes debe ser una prioridad sin importar qué tan bien (o mal) se esté desempeñando su negocio. En muchos sentidos, el éxito en los negocios no se trata de a quién conoces, sino de quién te conoce. La creación de redes es la mejor manera de dar a conocer su nombre en su comunidad.

No asista a eventos solo para sentarse solo en la esquina. Preséntese a los demás, pregunte sobre sus negocios y dé su discurso de ascensor . Si es demasiado tímido para trabajar en una sala, considere la posibilidad de nombrar a otro miembro del equipo más extrovertido para que actúe como su representante en estos eventos.

 

HACER: aceptar solicitudes

Ha trabajado duro para formar un equipo fuerte y finalmente se siente seguro dejar de buscar nuevos limpiadores. De hecho, es inteligente continuar aceptando nuevos solicitantes y mantener los buenos en el archivo.

Si nunca deja de comercializar y establecer contactos, llegará el momento en que necesite expandir su equipo para manejar todas las casas que agregue a su lista de clientes. Tener un grupo de candidatos de calidad a su disposición puede evitar que usted y sus empleados trabajen demasiado, o que se conforme con empleados deficientes.

 

HACER: contratar flotadores

Los empleados que se toman un tiempo libre de última hora por enfermedades, emergencias familiares, servicio de jurado o días de “salud mental” son inevitables y frustrantes. Alguien tiene que intervenir para cubrir sus responsabilidades y, cuando el personal es escaso, es probable que esa persona sea un gerente o propietario. La única forma de prevenir esta situación es prepararse para ella.

Incluso si su equipo es pequeño, considere agregar algunos miembros a tiempo parcial que sirvan como flotadores o “de guardia” para ayudar según sea necesario. Cuando un empleado regular llama, estos trabajadores pueden intervenir sin perder el ritmo, por lo que se ve obligado a dejarlo todo para tomar el relevo.

 

HACER: Áreas de servicio de clúster

Siempre que identifique un vecindario deseable, tal vez en función de los precios o el estilo de la casa, trabaje duro para conseguir varios contratos en esa área. Concentre sus esfuerzos, incluido el marketing de referencia , hasta que obtenga un grupo de clientes.

Tener varias casas en un área geográfica pequeña reduce el tiempo de viaje, lo que permite que su equipo complete más trabajo en menos tiempo. El tiempo es dinero, por lo que utilizar este enfoque agrupado de las ventas es una manera fácil de aumentar las ganancias.

 

La empresa de limpieza residencial NO HACER

 

NO HACER: Servicios de descuento

Con demasiada frecuencia, las empresas de limpieza ofrecen recortes temporales de precios para ganar nuevos clientes. Desafortunadamente, esta táctica tiende a atraer compradores de precios que huirán tan pronto como expire su descuento. Esta rotación hace que sea casi imposible compensar la pérdida de ganancias en estos trabajos.

Si bien es una mala idea utilizar los descuentos como una parte rutinaria del negocio, puede resultar útil para promociones poco frecuentes. Un descuento especial solo para unas vacaciones, como el Día de San Valentín o el Día de la Madre, puede generar nuevos leads que se conviertan en clientes a largo plazo. La clave es utilizar los descuentos como excepción, no como expectativa.

 

NO HACER: Mezcle comercial y residencial

Si tiene operaciones de limpieza tanto residenciales como comerciales, o espera expandirse al sector comercial, tenga cuidado con las superposiciones. Es probable que enviar a los equipos de limpieza de su hogar a un edificio de oficinas le cueste dinero.

El limpiador residencial típico tiene un promedio de 700 pies cuadrados por hora, debido en gran parte a su atención al detalle. Eso está bien para limpiar una casa, pero demasiado lento para un gran espacio comercial (el limpiador comercial típico tiene un promedio de 3500 pies cuadrados por hora o más). A menos que valore el trabajo correctamente o entrene a sus equipos, su resultado final se verá afectado.

 

NO HACER: Tener una tasa de producción

Las empresas de limpieza residencial tienen dificultades para expandirse al sector comercial. Tienden a cotizarse fuera del mercado, incluso en cuentas pequeñas, porque sus tasas de producción son mucho más lentas que los promedios de los limpiadores comerciales.

No utilice las tasas de producción residencial para fijar el precio de las cuentas comerciales. Si desea ser competitivo, fije el precio de estos trabajos según los promedios comerciales más rápidos anteriores. Es por eso que necesita un equipo comercial dedicado, o tripulaciones especialmente capacitadas, que puedan brindar resultados más rápidos.

 

NO HACER: Personalizar el trabajo para cada cliente

Brindar a sus clientes una atención personalizada es una parte importante de la calidad del servicio de entrega. Pero eso no significa que deba personalizar el alcance del trabajo para cada uno de ellos. Hacerlo crea una pesadilla en la gestión. Los miembros del equipo deben estudiar detenidamente la hoja de trabajo en cada hogar, y las posibilidades de perder algún detalle y escuchar las quejas de los clientes al respecto aumentan.

Siempre que sea posible, siga una lista estandarizada de tareas de limpieza. Este enfoque simplificado permite a los miembros del equipo memorizar y ejecutar de manera eficiente su trabajo sin errores. Limite la personalización a trabajos costosos donde la personalización le brinda una ventaja competitiva y cuando el precio le permite cumplir la promesa sin perder ganancias.

Recuerde, no existe un camino único hacia el éxito como limpiador residencial. Estos qué hacer y qué no hacer se basan en décadas de experiencia y representan las mejores prácticas, pero existen excepciones a cada regla. A través de prueba y error, aprenderá cómo brindar los servicios eficientes y efectivos posibles, para maximizar su tiempo y ganancias.






Jhon Huampi Administrator
Empresario con negocio de limpieza. Aprendi a dirigir mi propio negocio de limpieza y me encanta seguir aprendiendo para hacer crecer mi empresa y a la vez poder compartir mis experiencias con otros emprendedores.
×
Jhon Huampi Administrator
Empresario con negocio de limpieza. Aprendi a dirigir mi propio negocio de limpieza y me encanta seguir aprendiendo para hacer crecer mi empresa y a la vez poder compartir mis experiencias con otros emprendedores.

Comment here